¡El mundo suena!

30.8.14

Popurri (2)

Como ya mencione el tramite de oficializar el titulo está a la vuelta de la esquina... la obstetricia... ser matrona...

La obstetricia es uno de los grandes amores de mi vida y como tal no fue amor a primera vista ni menos una decisión que tome fácilmente para nada segura de estar haciendo lo correcto, mas ahora es tal el cariño y la vocación que profeso que no me veo haciendo nada más (por decirlo de algún modo).
Esa increíble sensación de encontrar un oficio el cual no me llena sólo a nivel profesional sino también me llena el alma, me llena al punto de saciar esa sed de ayudar que desde pequeña siento, es tan lindo estar ahí cuando el dolor parece incontenible y es mi mano la que no quieres soltar, a la que pides consejos de maternidad siendo que me baso sólo en teorías, el poder calmar tus ansiedades respecto a este particular momento, amo ser matrona (aun en formación) con toda el alma,sentir que ya no sólo tengo las ganas sino tambien las herramientas para dar las mejores opciones a los dos seres que confian plenamente en estos personajes vestidos de rojo que siendo desconocidos terminamos acompañanando en momentos tan decisivos.

Costaron tantas lágrimas el empezar a andar la vida de partera lo bueno es que a pesar de todos los temores y dudas igual me decidi a caminar... y ahora las únicas lágrimas que espero son de alegría de decir ¡lo logre!

Lo mejor de todo es que he tenido excelentes copilotos que se sumaron y restaron de acuerdo a sus propios ritmos y de corazón hoy les doy infinitas gracias.










No hay comentarios: