¡El mundo suena!

5.6.14

Influencia






La vida se encarga de enseñarte ya sea con grandes golpes o con pequeño toquecitos, a mi me regalo uno... 

El domingo acompañe a mis padres a la casa que construyen en Peñaflor, plantamos árboles frutales, aromáticos y hermosos todo vigilado muy de cerca por el vecino de 4 años que tiene la particularidad de ser autista, como la niña que habita en mi se encuentra muy a flor de piel me puse a jugar con él, al comienzo mis celebraciones a sus actos no eran tomadas en cuenta, sin contacto visual, ni verbal, como se podría esperar mas de a poco mis aplausos y alientos se traducían en grititos y sonrisas que iluminaban el momento, hasta que ocurrió el milagro, tome unos gusanos y se los mostré: "David, mira son gusanos, mira como se mueven" él los miraba y hacia sonidos con una sonrisa de oreja a oreja... " David toca..." -le propuse- a lo que él contesto tocándome la cabeza, no fue una caricia, no fue un golpe, no duro mucho pero me hizo quedar con una poker face espectacular jajaja; mi papá que tomaba sol mirando como jugábamos se largo a reír "Tu le dijiste toca, él hizo lo que le pediste y eso es mucho porque no le gusta que lo toquen ni tocar". sin entender muy bien por qué se me llenaron los ojos de lagrimas.
Debo decir que ese pequeño gesto me llego al alma, algo tan simple encerraba tanto, cerrar los ojos y abrir el corazón, la inocente en todo este relato fui yo.


Gracias David.

No hay comentarios: