¡El mundo suena!

16.8.11

El alto precio de aprender una lección que ya era casi sabida...
...lo lamentable que es conocer la posibilidad de perder algo tan bueno, tan único, tan hermoso por algo que de un tiempo a esta parte se convirtió en plato de segunda mesa... el alto precio que ojala no tenga que pagar, el precio de confiar en alguien, tener fe en palabras que no tenían ánimos de ser cumplidas... la pena de la decepción, del egoísmo, de mirar a la cara y no reconocer a ese ser que tanto querías, la rabia... que oprime el pecho de solo recordar lo sucedido
Por ahora no queda más que esperar una respuesta...
...eso y asumir.

No hay comentarios: