¡El mundo suena!

15.3.11



Un 15 más y es otra vez lejos; me sorprende como nos acostumbramos a este "amor cibernético" y como tratamos de sobrellevarlo del mejor modo posible pero este décimo tercer mes fue distinto te convertiste en un cometa o en una ilusión, aun no lo proceso, cuando te escuche no lo creí, pensé que jugabas conmigo mas tu confirmación me hizo flotar (o correr) a tu encuentro y cuando al fin te vi no lo podía creer pero al mismo tiempo no podía dejar de besarte y abrazarte y no poder sacar de mi mente lo mucho que me encantas pero aun no reaccionaba y tampoco lo hice en el auto, frente al supermercado ni menos cruzando la calle y sólo entendí que algo pasaba cuando me di cuenta que la ansiedad me carcomía al punto de hacerme temblar si es martes, si estas acá, si... me sorprendiste... y así poco a poco te empecé realmente a saborear, te mire, te toque, te sentí, te suspire y justo cuando al fin comprendi que te vivía ya estabas partiendo sin poder decirte adiós, sin agradecer las locuras concretadas, te amo tanto tanto que me pongo egoísta (consiente), tanto que me ilusiono cuando no hay muchas esperanzas, tanto que olvido todo por dormir contigo...