¡El mundo suena!

4.4.08

Para variar la confusión ataca mi mente que una vez más divaga, volé del nido, todo es nuevo, desde el aire hasta los sueños, no me quejo (dudo... que es muy distinto) pero han surgido situaciones que se alejan de la frase "buena noticia" imprevistos que quedan flotando a mi alrededor y no me dejan disfrutar las tardes de risas y aunque mi positivismo a empezado a decaer lucho contra los constantes ataques de la realidad (mi realidad); los puntos suspensivos me transforman en una maniaca-compulsiva que se automedica con píldoras de olvido las que surgen efecto a ratos y es sólo en mis letargos que recuerdo los matices de la vida y vuelvo a sonreír, descubro que la gente nueva encaja perfectamente en mis costumbres y que la antigua no puede estar más cerca de mi corazón; tomo conciencia y control sobre lo que acontece y disfruto el agridulce sabor de la vida (ese que esboza sonrisas espontáneas y quema la garganta cuando nace la rabia) para finalmente, contra todo pronostico, agradecer estar acá.