¡El mundo suena!

2.10.07

Una historia más


Otra vez inhalo el frió aire de la soledad, la mañana estaba opaca, vacía
Camino por las calles de la desilusión hasta llegar al paradero de la rutina, en la mano llevaba un boleto al olvido; tomo el tren de los recuerdos, viajo al pasado traumante, al futuro incierto y al fin decidió volver al presente imperfecto, saboreando el agridulce sabor de la vida de nuevo, miro el reloj, eran las 7:45, le quedaban 15 minutos para llegar al trabajo.

No hay comentarios: